martes, 23 de diciembre de 2014

Buena fortuna

Siempre hay objetos que pueden cambiar la suerte. Siempre puede haber alguien que nos espere tras la protección de los muros.
Simplemente es cuestión de Buenafortuna, como en este cuento de Ángel M. Hernández.
Publicar un comentario